I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Miquel Barceló : "Sanderson es capaz de crear mundos y sistemas mágicos muy potentes y sugerentes pero siempre respetando la realidad"

December 1, 2016

Miquel Barceló (Mataró, 1948) es lo que se suele definir como un hombre polifacético. Ingeniero aeronáutico, nuclear y aeroespacial, es también doctor en informática y ha trabajado casi una veintena de años como profesor e ingeniero de sistemas de una multinacional informática. Ha sido investigador del Instituto de Tecnoética de Barcelona y fundador, en los años noventa, de la Cátedra UNESCO de Sostenibilidad de la UPC donde, hace unos años, creó y coordinó el nuevo programa de doctorado de la UPC en Sostenibilidad, Tecnología y Humanismo

 

Es también (y no es en absoluto anecdótico...) autor premiado, traductor, editor y especialista en el género narrativo conocido como ciencia ficción, editor desde 1988 a 2010 de la colección NOVA de Ediciones B. Su novela Testimoni de Narom (escrita en catalán conjuntamente con el físico canario Pedro Jorge Romero, y con versión castellana ampliada en El otoño de las estrellas) obtuvo, en 1998, el premio Jules Verne en la Noche de las Letras y las Artes de Andorra. Recientemente, ha publicado Ciencia Ficción: Nueva Guía de Lectura (2015) y la novela El tríptico de Dios (2016), escrita también con el físico canario Pedro Jorge Romero. En la actualidad, prepara Informática Ficción (a publicar en 2017) sobre cómo la ciencia ficción ha imaginado un futuro con informática.

 

 

¿Cómo conoció usted la narrativa de Brandon Sanderson?

Como editor, me llegó, en su día, la primera de sus novelas publicadas y, para mí, un verdadero hito en el género fantástico. La leí, me quedé maravillado y ahí empezó todo. Luego le invité a la entrega del donde Brandon dio una charla interesantísima y, además, pude tener con él unas conversaciones francamente interesantes. Ahí me acabé de convencer de su alto valor como narrador y de sus muchas y brillantes ideas.

 

En la presentación señala que Brandon Sanderson aporta un toque “distinto” a la narrativa fantástica actual. ¿Dónde se manifiesta esa marca de artista?

Sanderson es capaz de crear mundos y sistemas mágicos muy potentes y sugerentes pero siempre respetando la realidad. Por ejemplo, en un alomántico puede tomar el metal adecuado para poder repeler hacia atrás a un enemigo digamos que unos 20 metros. Pero en este universo rige, para todos, la ley de acción y reacción de Newton, o sea que, en justa contrapartida, el alomántico se desplaza hacia atrás una distancia parecida.

La idea general es que todo poder tiene un coste y que toda magia tiene sus dificultades y eso “humaniza” a los personajes de Sanderson.

 

¿Cómo fue la experiencia de conocer personalmente al autor? ¿Guarda alguna anécdota o detalle interesante que surgiera en la conversación?

Muchas, Brandon es lo que se conoce como “un tío simpático” y, además, una persona de gran inteligencia que, por si todo eso fuera poco, ha hecho muy bien sus deberes.

Cuando le invité por primera vez, allá por 2006, Brandon acababa de casarse con Emily. Vinieron a Barcelona en lo que fue, para ellos, una especie de viaje de bodas y, Brandon cuenta que además, que se trató del primer viaje de ambos fuera de Estados Unidos (de Brandon seguro, de Emily creo que también), aunque no se me oculta que Brandon, estuvo un par de años como misionero mormón en Seul (Corea)… aunque eso no era un “viaje de placer”, sino una especie de trabajo.

Les invité a comer con mi esposa y mi hijo (su primer lector en España…), y si he de decir la verdad, tanto mi esposa Teresa como yo mismo, siempre vimos a esos tres, Brandon, Emily y mi hijo Miquel como pertenecientes a una misma generación, con gran facilidad de entendimiento mutuo pese a sus orígenes y realidades tan distintos. Que nos dejaran participar en esa conversación fue una gran satisfacción para dos vejetes como nosotros…

Luego, cuando Brandon volvió a Barcelona este año con ocasión de la Eurocon 2016 (del 4 al 6 de noviembre), él mismo se encargó de recordar que, cuando viajó a Barcelona por primera vez, sólo tenía dos fans (mi hijo y yo) y que ahora todo el auditorio del CCCB estaba lleno de ellos.

 

En sus propias palabras: “Creo que hay que empezar a aceptar que, de nuevo (y nunca se sabe hasta cuándo…), la ciencia ficción está en retirada y la fantasía domina incluso con cierta facilidad.” ¿Esto se aplica a la más adulta o también en el género juvenil?

Lo cierto es que con fenómenos como de Martin, la obra de Patrick Rothfuss o Joe Abercrombie sin olvidar la gran y brillante “producción” de Brandon Sanderson, puede decirse que la fantasía está ahora muy pero que muy bien servida. Hay buena ciencia ficción ( de Ann Leckie, por citar una autora nueva) pero es tal vez más difícil de leer, más sofisticada y un tanto lejana.

Libros para jóvenes en la ciencia ficción existen aunque dominan esos construidos como herramientas de consumo. Aquellos con esquemas un tanto repetitivos sobre distopías protagonizadas por adolescentes y jóvenes. Pero esos éxitos recientes evitan que otras buenas obras clásicas como de Asimov, de Clarke o algunas nuevas maravillas como (más bien fantasía, lo reconozco) obtengan el altísimo reconocimiento que merecen.

En ese sentido, a muchos adultos no les gusta leer fantasía (se dan de menos… aunque sí vean la chicas guapas de la versión televisiva de …) por eso suele quedar como lectura más orientada a un público más joven. Aunque eso de la edad se lleva realmente en el cerebro… y no tanto en el calendario.

           

¿Cómo cree que puede Sanderson mantener la frescura en tantos proyectos en los que trabaja de forma simultánea?

Para mi sigue siendo un misterio. Hace poco, cuando le volví a ver tras un periodo de falta de contacto personal físico, le pregunté precisamente como era posible que siguiera escribiendo. 

Brandon es un hombre inteligente, que en sus estudios y en su trabajo como profesor de “Escritura Creativa” ha profundizado y mucho sobre el arte de escribir y contar historias. Y, sobre todo, trabaja y trabaja mucho. Hace lo posible por escribir todos los días. Es también muy exigente consigo mismo: ahora mismo parece que tiene un libro terminado, no le gusta como ha quedado y va a rehacerlo de nuevo. Eso y sus capacidades, tal vez innatas, justifican esos resultados. A mí me sigue sorprendiendo tras más de diez años y un montón de libros leídos…

 

¿Qué ingredientes debe presentar hoy en día una buena novela de ciencia ficción o de fantasía?

Posiblemente ése es el gran secreto del millón… Entre los grandes éxitos hay de todo como en botica. Para mí ha de dominar, de manera implícita, el respeto por el lector. La consideración de que cuando el lector está leyendo un libro, en ese mismo momento podría estar con los amigos, haciendo deporte, viendo cine o televisión, jugar a un videojuego o a un juego de tablero, o hacer las innumerables cosas posibles. Cuando un lector deja de hacer todo eso por leer un libro es que ese libro le da algo más (conocimientos, sentimientos, diversión, etc. etc.) que alguna de esas otras actividades a las que siempre puede recurrir.

Para conseguir eso, el autor debe respetar al lector, ofrecerle algo que realmente le interese y satisfacerle de verdad. No es poco. Algunos como Brandon Sanderson saben cómo lograrlo. Yo no.

 

¿Qué opinión le merece Steelheart y la trilogía reckoner dentro del universo de la narrativa de Sanderson?

La ocurrencia me parece brillantísima: tal y como somos los seres humanos, ¿por qué no suponer que, en el caso de tener superpoderes, los querremos usar para el mal? O, mejor, para satisfacer nuestros egoísmos. Al fin y al cabo, somos como somos y no hemos demostrado a lo largo de nuestra historia un grado de desprendimiento y de amor al prójimo excesivamente brillante. 

La idea de un joven, herido profundamente por la muerte injusta y violenta de su padre, y enfrentado a poderes casi absolutos en su casi inevitable deseo de venganza viene a cubrir un clásico de la narración y de la historia humana. Si además, la historia se cuenta con la habilidad y empatía de la que es capaz Brandon Sanderson, el interés está asegurado.

 

Es probable que en Steelheart haya una influencia de lo cinematográfico y del superhéroe de cómic muy notoria. Los paralelismos entre Superman y Steelheart son bastante evidentes. ¿Qué opina usted?

Tal vez, Brandon es un hombre de su tiempo y el cine forma parte de su cultura (como también lo es de la mía).

El superhéroe es un cliché clásico de la ciencia ficción, sobre todo en comic, con un problema narrativo de gran importancia: si el superhéroe es todopoderoso (caso paradigmático de Superman), ¿cómo encontrarle un reto a su verdadero nivel? Por ejemplo en la película de Marvel (2015), resulta curioso que haya que enfrentar a unos cuantos vengadores con otros para que dispongan de enemigos a su nivel. Algo parecido ocurre con Superman (en la tercera de la películas de Christopher Reeve el héroe acaba enfrentado a su otro yo psicoanalítico precisamente para tener un enemigo a su altura).

Y no conviene olvidar que Steelheart no es más que uno de los varios superhéroes (malvados) de la serie Reckoner… Hay y habrá más.

 

¿Qué opina usted sobre la situación actual de las escritoras dentro de la fantasía y la ciencia ficción? ¿Cree que hay una mayor presencia de obras en el ámbito nacional e internacional?

Sinceramente creo que sí. Al menos en el ámbito internacional, tras décadas en que las mujeres incluso escondían su sexo en pseudónimos equívocos, lo cierto es que a partir de (1969) de Ursula K. Le Guin todo cambió. Hoy en día las mujeres escriben la ciencia ficción especulativa más brillante sobre temas que pudiéramos considerar como el “análisis de otros tipos de sociedad en los que la relación de poder entre los géneros no sea como el que se da en nuestra sociedad tan dominada por el patriarcado”. Hay obras importantes como (1975) de Joanna Russ, (1988) o (1991) de Sheri S. Tepper, (1978) o (1997) de Vonda N. McIntyre, (1996) de Elizabeth Moon o incluso la serie de (1981) de C.J. Cherryh, la misma (2013) de Ann Leckie citada antes y un largo, afortunadamente larguísimo etcétera.

 

¿Por qué los lectores deberían darle una oportunidad a esta historia de Brandon Sanderson?

Creo que se trata de una novela divertida y entretenida, que plantea el tema de la venganza o, mejor, la restauración de la justicia, y que ofrece una idea brillante: si los humanos dispusieran de superpoderes es más posible que los usaran para satisfacer su egoísmo que para ayudar a sus semejantes. Es triste reconocerlo pero parece una verdad hoy por hoy casi inevitable…

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Please reload

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir. 

[...]

Alejandra Pizarnik,  A la espera de la oscuridad. (Fragmento)

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com