I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Reseña : Drew Karpyshyn, Star Wars. The Old Republic : Revan

January 14, 2017

 

Título: Star Wars. The Old Republic : Revan

Título original: Star Wars. The Old Republic : Revan

Autor: Drew Karpyshyn

Traductor: Diego de los Santos

Editorial: Timunmas

ISBN: 9788448005207

Nº de páginas: 352 págs.

Sinopsis: 

 

Revan: héroe, traidor, conquistador, villano, salvador. Un Jedi que salió de Coruscant para derrotar a los mandalorianos y regresó convertido en un discípulo del lado oscuro y decidido a destruir la República. El Consejo Jedi le devolvió la vida, pero Revan pagó un precio muy alto por su redención: borraron sus recuerdos. Solo le quedan las pesadillas... y un miedo atroz y duradero. 

¿Qué sucedió exactamente más allá del Borde Exterior? Revan no lo recuerda, pero tampoco puede olvidarlo del todo. Descubrió un terrible secreto que amenaza la existencia de la República. No sabe qué es, ni cómo detenerlo, pero es muy probable que fracase en el intento, pues nunca se ha enfrentado a un enemigo tan diabólico y poderoso. Pero solo la muerte le impediría intentarlo…

Uno de los propósitos que me he marcado para este año 2017 es introducirme en el universo expandido de Star Wars. Con la purga que ha realizado Disney en el antiguo canon, es complicado para mí señalar que sigue siendo oficial y que forma parte de la serie "Leyendas", denominación originaria para todo producto fuera actualmente de lo marcado por la corporativa de Mickey Mouse. La antigua república se entiende que no es canon actualmente, pero en sus novelas no se señala ningún distintivo que confirme o no su validez actual. Pese a todo eso, considero que todo lo creado anteriormente sigue siendo interesante. 

 

Uno de los personajes más conocidos del universo expandido de Star Wars es el personaje de Revan. Desgraciadamente yo no conocía a este personaje porque ha quedado fuera de las películas y de las series, por lo que su aparición corresponde a cómics y a la saga de videojuegos Star Wars : The Old Republic (I, II). Después de informarme del origen del personaje en el universo expandido, me ha picado mucho la curiosidad. En Revan tenemos un personaje muy interesante que ha experimentado casi todas las facetas que un ciudadano intergaláctico puede reproducir. De hecho, en la novela que comentaremos hoy, se presenta una sintesis perfecta:

 

"Revan: Jedi, héroe, traidor, conquistador, villano, salvador. Era todo eso y más. Era una leyenda viva, la encarnación del mito y el folclore; una figura que trascendía la historia. Pero lo único que vio reflejado en el espejo fue un hombre normal y corriente que llevaba tres noches sin dormir. El cansancio estaba comenzando a afectarle. Sus rasgos angulosos se habían vuelto finos y demacrados. La palidez de su piel hacía que se acentuasen las ojeras que se le habían formado bajo los ojos, unos ojos que le devolvían la mirada desde un abismo profundo" (pág. 20)

 

Por ello, canon o no, he decidido comenzar por esta novela para conocer de primeramente, los datos que no están presentes en los videojuegos y comics, y sirven para completar la historia de uno de los personajes más queridos por los fans de Star Wars. Un Revan que ha dejado de ser un lord Sith y también un Jedi y vive un retiro dorado con su mujer Bastila a punto de ser madre. Es curioso que dos personajes que anteriormente se han enfrentado como enemigos hayan terminado casados, pero eso no va a ser importante en la crítica.

 

 

Me es complicado empezar a criticar esta novela. Creo que lo mejor es que vayamos comentando desde lo más externo hasta lo más interno. Lo primero  a comentar va a ser el propio título: Star Wars: The Old Republic : Revan. El personaje protagonista de la historia no es Revan. No hay que negar que tiene una importancia capital en la novela, pero ni por asomo la suficiente para que esta novela se considere esencial para conocerle. La historia comienza casi al final de la propia vida del héroe, Revan es un personaje ya conformado y sin mucha tela que cortar como Jedi ni como representante del universo expandido. Scourge, Nyriss, Meetra o la propia Bastila tienen mucho mayor protagonismo y evolucionan de una manera notable con el transcurrir de los hechos.

 

Respecto a la trama debo señalar que los males del inicio los soluciona con el paso de las páginas. Al comienzo de la novela tenemos una reproducción casi exacta de la misma cadena de hechos que hacen a Anakin Skywalker buscar a su madre (Sueño-balcón-chiste malo- preocupación- resumen del sueño- abrazo a la salida del sol). Por lo que vemos, al autor no se le ha ocurrido nada más original que repetir una escena del episodio III. Por supuesto, podemos escurrir el bulto y dejar que la novela siga su curso y perdonarle poco a poco. Este proceso es lento, pero finalmente la historia se vuelve compleja y permite que la trama no sea tan criticable.

 

Respecto al estilo, no esperaba una novela con otra marca que no fuera la propia influencia de lo cinematográfico. Las escenas están narradas de manera trepidante y las batallas tienen ese eco que hace a Star Wars un fenómeno irrepetible en la ciencia ficción. El problema surge cuando el autor introduce algunas coordenadas históricas para situar la novela, a modo de pequeños resúmenes sobre acontecimientos bélicos, sociales o políticos pasados. 

 

"Hay algo que nunca entendí de las Guerras Mandalorianas - insistió Revan-. ¿Que las desencadenó? ¿Por qué, después de tantos siglos, decidisteis de repente lanzar un ataque total contra la República?" (pág. 56)

 

¿Que es esto?. En mi opinión, un ejemplo bastante claro de una carencia de estilo literario increíble. Es cierto que Revan pierde sus recuerdos de las guerras mandalorianas cuando deja de ser un Sith, pero ya ha pasado tiempo suficiente de ellas y se ha casado con alguien que ha participado en ellas, por lo cual algo tan simple como que el mismo fue uno de los culpables de que se desencadenara esa guerra es algo que no podría haber evitado oír. Pero el problema no es el desconocimiento o no de los hechos por parte del protagonista, sino en la propia forma de introducirlo. A partir de estas dos preguntas, casualmente pensadas para respuestas de gran amplitud, el autor nos vomita un resumen de las guerras mandalorianas. Si esto pasase una vez incluso sería un detalle simpático en la novela, el problema es que este método se repite muchas más veces.

 

Algo que criticaré eternamente de todos los productos posteriores (en tiempo real) a la trilogía original y a sus precuelas, es la intención fallida de conseguir ese humor tan característico de la saga. Esta novela tiene un montón de escenas que otorgan a los personajes una prepotencia y una banalidad que está fuera de su concepción original. La prepotencia de Revan es el peor de los casos, porque este personaje se ha caracterizado siempre por su inteligencia y poder, pero nunca por alardearlos. Por lo cual, el humor puede destrozar aspectos de la propia psicología de los personajes.

 

Los personajes son ejemplos manifiestos de los problemas del autor para seguir un estilo marcado y respetando las concepciones más básicas. En esta novela, estos personajes ya estaban conformados por las anteriores entregas de The Old Republic pero, pese a que el autor de esta novela es uno de los creadores de los videojuegos, la novela tiene un montón de situaciones que rozan lo ridículo y son, también, muestra de errores en la psicología de los personajes.

 

 

Para tener una mera  idea de los errores que hay en los elementos que están en la propia preceptiva de Star Wars, hablemos del conocimiento del autor sobre Jedi y los Sith. Comparemos estos dos fragmentos :

 

"Había varios modos de mantenerse joven y hermosa; Nyriss se los podría haber permitido de haberlo deseado. Sin embargo, había elegido envejecer prematuramente. O bien no le importaba la superficialidad del atractivo físico, o bien había elegido hacer alarde de los deslumbrantes efectos del lado oscuro como símbolo de todo lo que había aprendido y logrado." (pág. 45

 

"- Uno de tus droides de servicio fue sustituido por un duplicado - contestó Scourge, recordando los detalles del expediente-. El droide iba equipado con un rayo disruptor y estaba programado para disparar en cuanto te tuviese a tiro, pero falló y acertó a uno de tus criados.

- A mi mejor cocinera. Aún no he encontrado sustituta - dijo Nyriss con lo que parecía auténtico remordimiento -. El droide se borró la memoria justo después del atentado, pero Sechel pudo acceder al núcleo y extraer algunos datos" (pág. 50)

 

En el primero vemos un rasgo compartido por cualquier Sith, no sólo Darth Nyriss. La obsesión de los Sith con el poder les lleva a que su cuerpo envejezca muy pronto y que en su mente se almacene todo el poder del lado oscuro. Me sobran ejemplos de lores Sith que muestran un cuerpo no adecuado a su edad, fruto de este proceso. Como vemos, la primera muestra semeja conocer bien el mundo de Star Wars. En el segundo vemos a un Sith que siente pena por la muerte de una cocinera. Creo que no merece la pena ni comentarlo.

 

Os dejo dos ejemplos más para que vosotros juzguéis que puede ser correcto y que es absolutamente absurdo para un lector/fan del mundo de Star Wars.

 

"Scourge despachó al primero con la espada de luz, luego agarró al segundo por el cuello de la camisa y lo levantó del suelo. El joven humano lo miró horrorizado, tan atenazado por el miedo que ni siquiera pensó en levantar el arma. El lord Sith se alimentó del miedo del hombre y lo saboreó mientras el calor del lado oscuro corría por sus venas. " (pág. 111)

 

"Scourge estaba agazapado entre las sombras, envuelto en una capa de lado oscuro que lo hacía invisible a la fuerza y le ayudaba a protegerse del frío aire subterráneo. Se quedó inmóvil cuando la pareja pasó a unos metros de su escondite, esperando pacientemente" (pág. 135)

 

Para concluir, debo señalar que la novela puede salvarse de una quema por la intensidad de su trama en algunos puntos, los personajes de Scourge y Meetra, y por unos últimos capítulos con un giro narrativo bastante bueno y correctamente desarrollados. Debo señalar que el autor, Drew Karpyshyn ha escrito, entre otras, varias novelas de Star Wars y de Max Effect. Este hombre ha diseñado algunos de los videojuegos más vendidos de la era contemporánea y por ello no le vamos a exigir que como escritor sea el próximo Proust.

 

La propia estructura, el estilo o la narración, no son aspectos en los que tuviese mucha esperanza depositada, al ser un producto casi estrictamente comercial. En mi opinión, el error de peso en esta publicación, es que el autor olvida los rasgos más característicos de sus propios personajes y maltrata un mundo construído, entre otros, por el mismo.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Please reload

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir. 

[...]

Alejandra Pizarnik,  A la espera de la oscuridad. (Fragmento)

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com