I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Reseña : María Oruña, Puerto escondido

April 7, 2017

 

Título: Puerto escondido

Autora: María Oruña

Editorial : Planeta

Sello: Destino

Edición: Círculo de Lectores

ISBN: 9788423349524

Nº de páginas: 432 págs.

Sinopsis:

 

Oliver, un joven londinense con una peculiar situación familiar y una triste pérdida, hereda una casona colonial, Villa Marina, a pie de playa en el pueblecito costero de Suances, en Cantabria. En las obras de remodelación se descubre en el sótano el cadáver emparedado de un bebé, al que acompaña un objeto que resulta completamente anacrónico. Tras este descubrimiento comienzan a sucederse, de forma vertiginosa, diversos asesinatos en la zona (Suances, Santillana del Mar, Santander, Comillas), que, unidos a los insólitos resultados forenses de los cadáveres, ponen en jaque a la Sección de Investigación de la Guardia Civil y al propio Oliver, que inicia un denso viaje personal y una carrera a contrarreloj para descubrir al asesino.

En la literatura española actual, la novela de misterio, el thriller y en general la novela negra o policíaca copan los escaparates y las novedades de los principales sellos editoriales del país. En un mercado literario donde existe una competitividad tan grande, y donde la guerra civil y sus efectos son núcleo temático de muchas publicaciones, algo de especial tendrá que haber en esta novela. Bajo esta premisa he decidido acercarme a Puerto Escondido de mi conciudadana María Oruña y he encontrado cosas interesantes que comentar.

 

Primero, debo señalar que etiquetarla bajo un distintivo literario sería un error. Esta obra bebe mucho de lo policíaco, la novela de misterio, la negra o criminal pero sobre todo de  la histórica. Es necesario poner de manifiesto que la novela trata algo más que el tiempo presente como punto de interés. El tratamiento de Santander y sus alrededores proponen una expedición “casi arqueológica” a la historia reciente del país de una manera muy plástica.

 

"Aquella, su tierra, hecha de piedra y leyendas milenarias, era hermosa, magnética, pero le traía recuerdos agridulces. A ella también le gustaría tener su propio puerto escondido, su lugar de reposo y templanza, donde poder relajar sus sentidos y su alto nivel de exigencia sobre sí misma; un lugar donde poder desplomarse sobre la hierba, mirar al cielo y hacerlo con la despreocupación que solo pueden tener los niños." (pág.142)

 

La autora gusta mucho de describir unos parajes que conoce perfectamente y permite al lector visualizarlos y sentirse protagonista en la propia acción. Se advierte un trabajo de documentación importante en los elementos que componen el Santander de la (pos)guerra que se compagina perfectamente con algunas consideraciones a temas de mayor trascendencia.

 

"La sangría ha sido anárquica y desordenada. La guerra ha conseguido embrutecer, insensibilizar y oscurecer las pequeñas luces despiertas de las almas de muchos hombres y mujeres. Carmen, esta mañana de frío denso de 1937, ha comprendido que los hombres de ambos bandos comienzan a traspasar la línea de la moral aprendida, la línea del honor, la justicia y de lo que entendemos como humano. Los hombres, franqueada esa barrera de razonamiento y equilibrio moral, se vuelven peligrosos, porque son impredecibles." (pág. 61)

 

"Pero con el fin de la guerra, no se bautizó el principio de una nueva historia, sino que comenzó a crecer algo ya latente, que la propia guerra había germinado. Algo que puede resultar difícil de comprender a un humano corriente, que nunca haya paladeado el olor de la sangre derramada en abundancia. Ese aroma denso, dulce, ferruginoso. Algo vestido de maldad que se forjó con sabor a miedo, aquel que habita dentro del que ha visto explotar, literalmente, a su madre y hermano, en decenas de pedazos. Un punto oscuro que germinó del frío, aquel que se instala en las tripas, porque un soldado te observa, como si fueses un último anclaje a la vida, antes de morir." (pág. 93)

 

Con respecto a las tramas podemos señalar una trama puramente policíaca y de misterio, frente a otra más centrada en la memoria histórica con la figura femenina como protagonista. Debo señalar que en la novela también deberíamos apuntar la importancia de la figura materna y familiar y como las relaciones entre los personajes y sus progenitores marcan un poco su desconocimiento de si mismos y su concepción del mundo exterior.

 

Los personajes a la novela no responden a tipos estereotipados y mantienen diversas relaciones entre ellos por lo que ninguno puede resultar intrascendente para la trama. Son las fichas de dominó que el lector debe tumbar para que caigan una a una dejando a la vista el gran misterio. En general están bien conformados y sus diálogos son perfectamente verosímiles y realistas. No hay un trabajo excesivo en la psicología de la gran mayoría pero pese a eso en ningún momento parecen desdibujados o carentes de vitalidad.

 

La narrativa va in crecendo con el paso de las páginas. Tenemos un inicio un poco más dubitativo y con una riqueza argumentativa menor pero que con el avance se va superando constituyendo un estilo muy propio, con guiños constantes hacia elementos culturales externos (cine, literatura, música...) a los que cualquier lector puede acceder. También es reseñable la musicalidad explícita e implícita en el texto por el efecto de inmersión que suscita.

 

El uso del diario como elemento añadido si bien alimenta a la historia de intriga y de datos que no habría otra manera de presentar, se excede a veces de su propia función y tiene una autonomía mucho mayor que proyecta diferentes tipos de narrador sin ser consciente de ello. Las anotaciones personales acaban introduciendo fragmentos más propiamente de lo literario y que pueden quebrar un poco la sensación de diario personal encontrado frente a diario adhoc.

 

 

 

Para concluir quería señalar que esta no es, parafraseando el  título de una novela de Isaac Rosa, otra novela de la guerra civil. Puerto escondido es la historia del Santander de la dictadura y por ello sus personajes son individuos locales y los lugares también lo son. El misterio que se oculta tras muchos años de errores y engaños no tiene únicamente nuestra gran guerra fratricida como causa, y por ello, aunque sin ignorarla, logra escaparse con facilidad.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Please reload

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir. 

[...]

Alejandra Pizarnik,  A la espera de la oscuridad. (Fragmento)

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com