Reseña : Javier Ruescas y Manu Carbajo, Némesis


Título: Némesis Autores: Javier Ruescas y Manu Carbajo Editorial: Edebé

Diseño de la Colección: Lola Rodríguez ISBN: 9788468316314 Nº de páginas: 312 págs.

Sinopsis:

Desde la desaparición de Edén, Ray no ha vuelto a ser el mismo y la sed de venganza es lo único que le motiva a seguir adelante. Encerrado en lo alto de la Torre, observa cómo la Ciudadela se desmorona mientras los rebeldes intentan controlar las revueltas internas y se preparan para el contraataque del ejército; su vista siempre fija en el horizonte. Mientras, el gobierno de Bloodworth ultima los detalles del plan que lleva gestándose desde hace años y en el que Dorian cumplirá un papel fundamental. La cuenta atrás ha comenzado. Para unos, la guerra será el fin. Para otros, el principio…

Toda saga llega a su fin y la saga electro no iba a ser la excepción. Esta trilogía de Javier Ruescas y Manu Carbajo ha tenido sus luces y sombras pero en general estoy satisfecho con el transcurso de la misma, el estilo y como se han cerrado las tramas. Felicitar especialmente desde mi humilde posición a los autores y a la editorial por el acierto de publicar la saga conjunta en apenas nueve meses, lo que ha permitido que la lectura sea continua y llevadera.

Némesis es el libro más maduro de la saga. En esta novela no se resuelve únicamente la trama principal de la trilogía y las subtramas que se introducen en Aura, sino que se introducen nociones con un alto grado de consistencia sobre la organización política y militar de la ciudadela y los rebeldes, además de una cantidad de reflexiones de los personajes sobre preocupaciones universales como la necesidad de autodefinirse y la dicotomía entre el bien y el mal.

- A veces me pregunto si podemos seguir considerándonos...

-Bueno..., para ello habría que definir antes qué es un ser humano. Porque he visto a a algunos comportarse peor que animales, aunque hayan nacido del vientre de una mujer. Y a otros, nacidos de probetas, vivir sin molestar mientras intentamos ayudar a quienes nos rodean y hacer de este sitio un lugar mejor. ¿Que define al ser humano? ¿La capacidad de sufrir y emocionarse? ¿Su aspecto? ¿Su origen? ¿Las células que lo componen?... ¿Su alma?- Eden se encogió de hombros-. Para mí es el hecho de querer considerarse persona y permitir a los demás que hagan lo mismo si eso es lo que quieren. Vive y deja vivir. (pág. 202)

El personaje estrella de la saga es Dorian. Ya comenté en Aura la importancia que se le debería otorgar a este personaje para cerrar la historia, y se ha cumplido mi petición. Aunque Ray y Eden tienen una relación mucho más madura en la que se contagian totalmente el uno del otro, Dorian aborda la problemática del individuo que está aislado de la sociedad y que no es capaz de adaptarse a ella ni tiene una razón de peso para hacerlo. Viajar por los recovecos de su mente es uno de los grandes aciertos de estos autores.

Solo había una cosa peor que estar encerrado: haberlo estado toda la vida, luego ser libre y después volver a ser un preso. Bueno, eso y morir. Sin embargo, para su sorpresa, Dorian había logrado serenarse allí. Sabía que el mundo de afuera estaba tan convulso que tarde o temprano alguna de las sacudidas terminaría por abrir la maldita puerta que lo tenía atrapado ahí dentro. (pág. 245)

Interesante es también la introducción de distintos tipos de discurso en la novela. La propaganda política tiene una importancia descomunal en el cierre de las tramas así como la presencia de la motivación como pilar fundamental en las comunicaciones a cualquiera de los colectivos que participan en la "guerra". Toda batalla de este final frenético perdería su esencia si ignoramos el discurso que la genera.

-Hace menos de seis meses desperté en mi habitación sin saber que mi mundo ya no existía; que había sido remplazado por otro en el que los electros, los lobos, los cristales y los infantes gobernaban. No tengo que explicaros lo que sentí, porque sé que vosotros sufristeis lo mismo cuando descubristeis vuestra auténtica naturaleza. Pero hoy estamos aquí para demostrarles que no somos lo que creen. (pág. 254)

Como contrapunto negativo debo señalar que las referencias que hacen los autores a ciertos elementos de la cultura pop pueden llegar a chirriar. Ha sido una constante lo de introducir referencias a otros productos en esta saga, pero creo que hay veces que los autores se exceden y hacen que sean tan externas a la obra que incomodan al lector y le abstraen de la lectura. Un ejemplo de estos excesos es convertir una referencia externa en una acción propia de la novela.

- ¿No te das cuenta... de que tu problema es que nunca has tenido nada por lo que pelear?- le dijo- ¿Que por mucho que te idolatren... siempre estarás solo?

Por respuesta, Dorian soltó un gruñido y descargó un nuevo rayo rojizo sobre su clon. Pero antes de que llegara a alcanzarle, el otro hizo lo mismo con su Detonador y los rayos se cruzaron a medio camino. Uno iluminaba la mitad de la gruta de rojo, el otro, de azul. Entremedias, las chispas de luz blanquecina salpicaban el suelo y el aire. Cuando Ray percibió que a su detonador apenas le quedaba ya carga, cerró el puño rápidamente, interrumpió su ataque y se agachó para evitar el fogonazo de Dorian. (pág. 283)

En conclusión, esta saga ha sido una muy buena lectura. Los errores del primer libro se han subsanado muy bien en las siguientes entregas, el mundo está muy bien desarrollado así como los personajes y las tramas. La narrativa es sólida y los estilos se han unificado dando como resultado un producto literario bastante recomendable.


Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

enumerar motivos para debuxar unha balea

 

para crer nun espírito navegante que non temos

para delimitar o medo

para valernos dela na fuxida

para botar de menos unha viaxe

unha en concreto

para debuxar un bazar e disfrazala de elefante

porque teñen a forma das distancias

porque dentro dunha balea o ceo está limpo e non hai dor

para pintala sorrindo e poñerlle flores ou peixiños pequenos

para facer unha metáfora de todas as traxectorias

para que sexa a proa na reconquista da paisaxe

para representar o tamaño da tristeza

para pensar nas palabras coas que explicar o debuxo.

Eduardo Estévez, de baleas 

(Caldeirón, 2017)  

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com