I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Hoja de Lata : " Nuestra filosofía es tratar de publicar solo textos que nos apasionen "

September 9, 2017

En tiempos dificiles tanto para el libro como para el sector editorial nace Hoja de Lata, una editorial gijonesa que mediante ingenio y trabajo pretende crear un producto literario de calidad, apostando por autores que siempre han estado lejos de los grandes focos. Daniel Álvarez y Laura Sandoval, dos ex-libreros, han conseguido que su nuevo proyecto les apasione tanto a ellos como a miles de lectores.

1.  ¿Cómo surge la editorial Hoja de Lata?

 

Pues Hoja de Lata es un producto directo de la crisis. Tanto Daniel Álvarez como yo (Laura Sandoval), éramos libreros antes que editores. Pero en 2012 Dani se fue al paro, y decidimos lanzarnos a la piscina. Hoja de Lata llevaba tiempo en nuestras cabezas, aunque más como deseo que como realidad. Un año después me llegó el ERE a mí y finalmente me despidieron. Parecía que había llegado el momento de apostar al 100 % por ese catálogo imaginado.

 

 

 

 

2.  ¿Consideran que el mercado literario español es muy rígido o que se facilita la entrada a las editoriales pequeñas?

 

No creemos que sea rígido de ningún modo, solo hay que ver el gran número de microeditoriales que consiguen sobrevivir en el sector y las muchas propuestas maravillosas (y arriesgadas en ocasiones) que pueden encontrarse en las mesas de  novedades de las librerías. El lector/a español/a es valiente y curioso, y hay público para todo tipo de lecturas, también para las no tan comerciales. 

Lo que sí es evidente es el desproporcionado número de títulos que publican algunos sellos editoriales anualmente. Todos los editores y editoras (y los grandes grupos más que nadie) deberíamos ser conscientes de que esa saturación no beneficia a nadie. No beneficia a nadie que las novedades duren menos de un mes en las librerías, que los libreros estén sobrepasados por el aluvión que les llega todas las semanas, que los periodistas no den abasto para comunicar los nuevos lanzamientos. Y, por supuesto, esa publicación descontrolada va en detrimento de la calidad.

 

3.  ¿Les cuesta dar visibilidad a sus publicaciones frente a las novedades de otras editoriales?

 

Sí, cuesta bastante, debido a esa saturación fundamentalmente. Hay que buscarle el camino a cada libro con mucho mimo. Intentar que llegue a los periodistas a quienes les pueda interesar más y que no pase desapercibido en las librerías donde mejor pueda encajar, ser ingenioso y eficaz en las redes sociales, etc. Acompañarlo mucho durante el lanzamiento. En realidad creo que en el oficio de editor, o por lo menos de pequeño editor, el 50% del tiempo laboral se debe dedicar a la comunicación.

 

4.  ¿Cómo definirían su línea editorial? Cuáles son los criterios que tiene que cumplir una obra para ser publicada en esta editorial?

 

Hoja de Lata trata de ofrecer al lector/a máxima calidad y esa maravillosa sensación del descubrimiento. La mayoría de autores de nuestro catálogo son bastante desconocidos para el público en general y sin embargo son o fueron autores importantísimos, voces valientes y sensibles que no pasan de moda, voces que aportan o que aportaron en su momento histórico, y que no quisieron permanecer indiferentes a lo que sucedía a su alrededor.
No es que midamos todos esos factores a la hora de valorar una obra para su publicación, el proceso es mucho más natural y surge de forma espontánea si la obra en cuestión nos mueve en alguna de esas direcciones.

 

5.  ¿Por qué buscar “lecturas sugerentes para tiempos inciertos” en vez de publicar éxitos seguros en tiempos de crisis? 

 

(risas) Pues es que en realidad eso de éxitos seguros es una panacea en el mundo editorial, ¿no? Incluso los libros mejor avalados, con un gran aparato promocional detrás, pueden fracasar. Y también hay libros que funcionan solos, con el mero boca a boca. No hay garantías, pero lo que sí es imprescindible a nuestro juicio es saber de dónde partes y lo que quieres ofrecer. Nosotros ofrecemos «lecturas sugerentes para tiempos inciertos» porque eso era lo que creíamos que sabríamos publicar. Los «éxitos seguros en tiempos de crisis» nos quedan un poco grandes (risas).

 

6.  ¿Se plantean crear una colección de poesía que siga los criterios de la línea de narrativa?

 

Pues por el momento, no. Somos amantes de los pasos pequeños, y queremos afianzar la colección de narrativa. De hecho recién retomamos ahora la colección de ensayo, que habíamos dejado parada durante un tiempo por no acabar de encontrarle un rumbo estable. Ahora volvemos con ella, pero poco a poco. También soñamos con una posible colección de LIJ antes que con una de poesía. Pero solo es soñar despiertos, no la tenemos programada ni buscamos nada a medio plazo.

 

7.  ¿Cuál es el principio al que ustedes como editorial no piensan renunciar?

 

Ser fieles a nuestra filosofía editorial. Tratar de publicar solo textos que nos apasionen. Tener tiempo de comunicar y promocionar bien todos los títulos y autores y acompañarlos siempre. Crecer con responsabilidad y nunca contribuir a saturar el mercado.


8.  La figura de Luisa Carnés ha sido la recuperación más provechosa que se ha hecho de una autora española en los últimos tiempos. Tanto que gracias a la publicación de sus Trece Cuentos se ha vuelto a colocar a la escritora frente al público y los académicos. Como fue el proceso y decisión de publicarla?

 

Empezamos publicando Tea Rooms. Mujeres obreras de Luisa Carnés. Conocimos esta portentosa novela social gracias a David Becerra Mayor, un joven profesor universitario y uno de los intelectuales más prometedores que existe ahora mismo en España. La leímos y nos fascinó.

 

 Extracto del artículo de La nueva España (5/07/2017) sobre la publicación de Tea Rooms y Trece Cuentos.

 

¿Cómo era posible que esta gran autora del 27 hubiera pasado desapercibida hasta ahora? Eso fue lo que nos preguntamos nosotros y mucha gente después. Periodistas como Clara Morales, Elena Medel o Marta Sanz, investigadores como Antonio Plaza e Iliana Olmedo, feministas como Laura Freixas o Carmen G. de la Cueva. Y libreros y libreras de todos los rincones de España reivindicaron su figura hasta conseguir la merecida visibilidad de la que goza ahora. Y este pasado mes de mayo publicamos Trece cuentos, una interesantísima antología de relatos de la autora que ya vino con unos cuantos panes debajo del brazo (risas) y que gustó mucho en la pasada Feria del Libro de Madrid.

 Ejemplar de Trece Cuentos (1931-1963) de Luisa Carnés. (Fotografía: @shecanread)


9.  ¿Han tenido problemas para trabajar con ciertas licencias y derechos de autor?

 

No, por el momento no ha habido ningún conflicto con ningún autor, agencia, traductor con el que hayamos firmado un contrato. Hubo dificultades que se convirtieron en desencuentros en alguna negociación de algún título que nos interesaba y que finalmente desestimamos por imposibilidad de llegar a algún acuerdo o entendimiento.


Si te refieres al uso de licencias Creative Commons que hicimos en nuestros primeros dos años, he de comentarte que ahora publicamos con derechos reservados. Nos adherimos al discurso de la cultura libre bastante a la ligera, he de confesártelo —por otro lado, como casi todo el mundo en España—, pero con el paso del tiempo consideramos que, al menos en lo referente al mundo del libro, aquello era una impostura. El sentido de creación colectiva que sí puede tener en la creación musical o en el desarrollo de contenidos informáticos, no tiene su correlación verosímil en el mundo editorial, más allá de socializar el conocimiento, pero para eso están las bibliotecas, ¿no? Nos ayudó también a tomar esa decisión la paulatina trivialización del trabajo de los diferentes profesionales que participan en la publicación de un libro que apreciamos en el discurso de la cultura libre. De tan libre que es en ciertos planteamientos se acerca peligrosamente al discurso neoliberal, ese «adáptate o muere».

 

10.  ¿Qué novedades podéis adelantar que traeréis en un futuro cercano?

 

Pues de aquí a Navidades tenemos programadas varias propuestas a nuestro juicio muy apetitosas. Acabamos de publicar un National Book Award: El pájaro carpintero, de James Mc Bride, la divertidísima autobiografía ficticia de un esclavo negro liberado (muy a su pesar) por el ejército del abolicionista John Brown.

A finales de octubre llegará también a las librerías El tiempo de en medio, del escritor sardo Marcello Fois, segundo volumen de trilogía de los Chironi, una brillante saga que recorre la historia de Cerdeña y de su infortunada familia protagonista. Es una novela muy esperada, especialmente en Cataluña, pues el volumen precedente, Estirpe, ganó este pasado mes de junio el prestigioso Premio Llibreter que otorgan cada año los libreros catalanes.

Y de la colección de narrativa podemos también destacar, de cara a noviembre, un texto muy especial, Sálvora. Diario de un farero, de Julio Vilches. Es, literalmente, el diario vital del último farero de la isla de Sálvora, reserva natural de las Rías Baixas. Un espíritu libre dispuesto siempre a celebrar la maravilla de la vida. El libro perfecto para los amantes de la narrativa de viajes, de Thoreau y de la vida salvaje.

 

Los próximos meses prometen una avalancha de novedades  de calidad en Hoja de Lata editorial. (Fotografía : Hoja de Lata)

 

Finalmente, como ya comenté, retomamos nuestra colección de ensayo, ahora dirigida por David Becerra Mayor, que nos propone como primera andanada publicar La historia de una familia revolucionaria, de Antonio Gramsci Jr, una historia sentimental de las familias de Gramsci y su esposa, la bolchevique y gran desconocida Giulia Schucht. Un enfoque humano y político que reivindica el papel de la Schucht en el desarrollo del pensamiento del gran filósofo italiano. 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Please reload

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir. 

[...]

Alejandra Pizarnik,  A la espera de la oscuridad. (Fragmento)

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com