David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com

Reseña: Otsuichi y Masaru Miyokawa, Mi amigo Capricornio

20/12/2017

 

Título: Mi amigo Capricornio
Título original: Yagiza no yujin (山羊座の友人)

Historia original: Otsuichi

Guión y Arte: Masaru Miyokawa

Traducción: Marc Bernabé
Editorial: Milkyway ediciones
ISBN: 9788420443317
Nº de páginas: 247 págs.

Sinopsis:

 

Una noche, Yûya Matsuda se topa con su compañero de curso Naoto Wakatsuki, que acaba de cometer un asesinato. Wakatsuki, agobiado por el horrible acoso escolar al que es sometido, acaba matando a su maltratador. El sentimiento de culpabilidad que atenaza a Yûya, que hasta ahora no había hecho nada para evitar ese acoso a pesar de haber sido testigo a menudo, le insta a tomar la decisión de huir con él.
Una impactante verdad espera a los dos jóvenes al término de su huida.
¿Se cumplirá el predestinado desenlace...?

El japonés es una lengua trival por lo que cualquier tipo de manifestación artística y literaria tiene al país nipón como principal protagonista y sus costumbres y preocupaciones expresadas en su lenguaje. El proceso de globalización ha supuesto que los japoneses se abran al mundo y que salgan a la luz sus defectos como sociedad. En mi amigo Capricornio se habla del bullying, un problema que afecta con gravedad a gran parte de los jóvenes de todos los países del mundo. Curiosamente comienzo así esta pequeña reseña para señalar el primer punto importante de esta obra y lo que la hace rompedora, el bullying se representa como un hecho general, no propio de una región de Japón.

 

“Lo único que podíamos hacer nosotros era contener la respiración y bajar la cabeza para seguir viviendo, de modo que no acabáramos convertidos en la siguiente víctima de ese monstruo…“

 

La historia se desarrolla en Japón como podía haber sido en cualquier país del mundo. Las referencias espaciales no tienen ningún valor más allá que mostrar los diferentes recorridos de los personajes, la repercusión de la problemática en la sociedad es la habitual, existen los mismos miedos y respuestas ante ellos... Muchas veces el problema de las historias manga de crítica social es que el componente marcadamente nipón hacía que las historias fueran complejas de interiorizar para el lector.

 

“No es casualidad ni mala suerte, fuimos nosotros quienes optamos por la “elección” de sacrificarlo a él para poder vivir seguros…“

 

El comienzo de la misma tiene un componente mucho más onírico de lo que resulta ser a posteriori. Aspectos como la premonición, el destino o el azar aparecen personificados o cosificados en la historia. El final cierra con esta misma idea por lo que la obra tiene un final cerrado, autoconclusivo y dota a la trama de una estructura circular. Tenemos que entender estos aderezos como lo que son, ya que muchas de las situaciones son completamente inverosímiles de una manera explícita pero dotan de un trasfondo interesante. La referencia a la historia de Azazel (recomiendo que os informéis después de leer la obra), la metáfora del viento y el juego que existe con la "cabra" son este tipo de componentes que adquieren valor con una lectura comprensiva.

 

Los personajes son el punto de vista más complejo de analizar. Matsuda y Wakatsuki son una pareja de protagonistas que se vincula bajo premisas muy inestables. Matsuda es el protagonista principal de la historia y que se ve envuelto en una situación muy compleja por ayudar a Wakatsuki, principal sospechoso del asesinato de un compañero de clase que abusaba brutalmente de él y sus compañeros. Matsuda nunca se ha manifestado en contra del acoso ni ha ayudado a compañeros para no sufrirlo y por terror. La historia nos hace entender que ve en ayudar a Wakatsuki una forma rebelde de liberarse de su miedo y pasar a la acción. Realmente lo que vemos es que nuestro protagonista solo busca "limpiar su conciencia" y Matsuda solo busca reflexionar sobre lo que supuestamente ha hecho. Su escapada no les lleva a nada más que conocerse y que cada uno tenga una excusa para comentar su punto de vista con el otro. Este punto de la trama es puramente funcional, narrativamente eficaz pero para nada lógico ni cocherente con la situación.

 

 

Respecto al dibujo y arte de la historia he quedado bastante contento con la obra. El dibujo combina trazos muy finos y con bastante detalle, dándole mucha importancia al movimiento y al aire, lo que va parejo con la funcionalidad de estos componentes en la trama. Las caracterizaciones de los personajes son bastante sencillas y neutras. Sus rostros no son nada llamativos y sus vestimentas carecen de detalles.

 

 

En resumen Mi amigo Capricornio es una interesante declaración de intenciones dentro del manga respecto del análisis de la sociedad. Una historia que tiene puntos flacos y algunos puntos de inflexión discutibles pero que maneja buenas referencias culturales y que expone de una manera intensa la problemática del acosos escolar.

 

 


 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Please reload

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

A miña beleza sinala co dedo,

espella os meus cristais,

ofende.

 

A miña beleza que intimida, 

que enerva sen falar,

que acovarda.

 

A miña beleza que prognostica,

que me eclipsa,

que me traizoa,

 

A que me vende barata,

a que amortiza os meus fallos,

que se me adianta.

 

A que levanta suspicacias,

a que disuade de min, 

que desvirtúa.
[...]

..

Yolanda Castaño, en Profundidade de campo (Espiral maior, 2007)