Pere Cervantes: "La literatura es un modo de vivir. No concibo mi existencia sin estar rodeado de libros"

28/05/2020

Pere Cervantes (Barcelona, 1971) es escritor. Licenciado en Derecho por la UAB, fue Observador de Paz para la ONU en Kosovo y para la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina. Es autor de las novelas Rompeolas (2013), No nos dejan ser niños (2014), La mirada de Chapman (2016), Tres minutos de color (2017) y Golpes (2018); las dos últimas han recibido respectivamente el Premio de Novela Cartagena Negra en 2018 y el Premio Letras del Mediterráneo 2018 a la mejor novela negra. El chico de las bobinas es su nueva novela y ya cuenta con varias traducciones internacionales, entre las que destacan las de Alemania e Italia.

Texto: Planeta de Libros

Fotografía: Cedida por el autor

- Comencemos con una idea potente. ¿Qué significa para usted la literatura?

 

En mi caso la literatura es un modo de vivir. No concibo mi existencia sin estar rodeado de libros, sin empaparme de lo que los grandes autores han entendido qué es la literatura para ellos, sin crear historias, sin refugiarme en la literatura en aquellos momentos en los que la vida nos sacude. Eso es la literatura para mí: el refugio diario que visito.

 

-¿Cómo definiría su proceso creativo?

 

Soy un autor muy sistemático. Cuando me he logrado obsesionar tanto con una idea como para que esta me lleve a invertir dos o tres años de mi vida, a documentarme y a hilvanar una pequeña trama, es entonces cuando preparo mi escaleta (tramas y subtramas) de viaje, mis fichas de personajes, etc… Y cuando todo está listo entonces y solo entonces me pongo a escribir. Es cierto que ser metódico no significa ser inflexible, y que estoy abierto a permitir que las nuevas ideas que puedan surgir, si suman, se acoplen a esa escaleta, si descubro algún detalle nuevo de la documentación que me empuja a pisar terrenos con los que no contaba, los piso, en definitiva me dejo llevar en ese proceso creativo pero siempre necesito de esa previa seguridad para iniciar el viaje.

 

- ¿Cuál es el germen de El chico de las bobinas (Destino, 2020)?

 

Fueron dos ideas cruzada. De un lado la necesidad de homenajear al cine desde la literatura, devolverle todo lo que nos ha dado, y de otro ahondar en las eternas víctimas de una guerra: las mujeres. Esas heroínas anónimas capaces de levantar un país destruido.

 

 

- Su libro es también, de alguna manera, un homenaje a las antiguas salas de cine. ¿Cree que la actual forma de consumir, agravada por la cuarentena, terminará con todos los lugares donde podemos disfrutar del denominado “séptimo arte”?

 

Temo ser pesimista en este tema. De hecho creo que antes de la pandemia las salas de cine de barrio ya estaban prácticamente extinguidas por nuestros nuevos hábitos de consumo. Lo que es evidente es que con esta nueva crisis los eventos culturales, cine , teatro, literarios,… van a sufrir severas consecuencias.

 

- ¿Cuál ha sido el libro que más le ha costado escribir hasta el momento?

 

Sin duda “El chico de las bobinas”. Por la exigente dcumentación que precisaba, por asumir otro riesgo más en mi proceso creativo, muy alejado de lo que hasta entonces he venido haciendo. Y a la vez la novela de la que estoy más satisfecho.

 

- ¿Podría recomendarnos algún título para esta época de inestabilidad que vivimos?

 

Yo estoy aprovechando para releer clásicos como por ejemplo “El conde de Montecristo” de Alejandro Dumas. Es una maravilla.

 

- Para terminar. ¿Tiene algún proyecto en marcha o finalizado del que pueda adelantar algo?

 

Sí, llevo ya unos meses documentándome para una nueva novela, un nuevo riesgo, un volver a alejarme de lo último que he hecho. Hasta ahí puedo leer.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Please reload

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

 

 

 

creme

 

se desafío esta fame

é porque vivo con ela.

Regina Touceda, en deriva 

(Espiral Maior, 2020)  (Fragmento)

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com