Reseña: Roberto Bolaño, Nocturno de Chile

10/07/2020

 

Título: Nocturno de Chile
Autor: Roberto Bolaño
Editorial: Anagrama
ISBN: 9788433924643
Nº de Páginas: 152 págs.

Sinopsis:

 

Sebastián Urrutia Lacroix, sacerdote y crítico literario, miembro del Opus Dei y poeta mediocre, revisa en una sola noche de fiebre alta los momentos más importantes de su vida, convencido de que está a punto de morir, aunque a medida que la noche avanza su fiebre va remitiendo y el delirio se atenúa con la aparición de monstruos gélidos. 

Así aparecen en la novela los señores Oido y Odeim, ambiguos encomenderos; Jünger y un pintor guatemalteco que se deja morir de inanición en el París de 1943; el general Pinochet a quien Urrutia Lacroix da clases de marxismo; una gira por Europa en donde el cura aprende a matar palomas; su amistad con Farewell, el pope de la crítica literaria nacional, que se hunde en una vejez balbuceante y perpleja; las fiestas de una mujer misteriosa en cuya casona de las afueras se reúne lo más granado de la literatura chilena al tiempo que en el sótano, no visitado por ninguno de los huéspedes, se suceden acciones parangonables a una película de terror, todo esto mientras en las calles de Santiago impera el toque de queda y una normalidad aparente. 

Una imprescindible y escalofriante novela en la que el talento del autor de Los detectives salvajes brilla con todo su esplendor.

Hay libros que son resultado de un proceso brutal y enfermizo de escritura automática. Productos que surgen como resultado de un proceso casi febril de redacción y que transmiten esa sensación de desequilibrio e inestabilidad. Ignoro si Nocturno de Chile de Roberto Bolaño es resultado de este tipo de proceso creativo, pero creo que no se puede describir de una manera mejor.

 

Cuando leemos esta obra tenemos la sensación de estar en un barco a la deriva en el medio de un gran temporal, donde las olas nos golpean y dificultan mantener el equilibrio. Nocturno de Chile es una lectura incandescente, donde las luces son intermitentes y la conforma un discurso tan especial que tiene difícil equivalencia con otras obras que he leído. Una noche donde se reúnen los mejores poetas chilenos, con luces y sombras, y que evoluciona de una forma completamente delirante hasta un final completamente inesperado.

 

En mi opinión, lo más especial de la obra es que es un ejemplo perfecto y constante de dualidad. La tranquilidad convive con la inestabilidad, la apariencia con el trasfondo, la realidad con el delirio, los procesos creativos con los destructivos o el luminoso salón de la casa con un inexplorado sótano. Esto la convierte en una obra de enorme interés literario y que crea una atmósfera donde la propia realidad se extraña, lo que la vuelve adictiva.

 

Esta es una de esas obras que ejemplifican el talento, durante mucho tiempo no reconocido, del autor chileno y que considero una de las obras imprescindibles de la narrativa moderna en español.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Please reload

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

Nombrar es reconocer que existe,

gracias y a pesar de mí.

Cuando tras mi frente genero una sílaba, 

defino, 

coloreo y cincelo, 

tal como suena tras el abdomen. 

Junto los labios para tallarlo, llenando la entrada. 

Ahogar su grito, ese dolor tras las costillas.

 

Mencionar es la primera maniobra. 

Para ello, cubriré todas las articulaciones. 

Los otros asentirán abriendo las comisuras. 

Flotará el polvo, semilla hundida. 

Maria González, en El hambre (Maclein y Parker, 2020)  (Fragmento)

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com