Reseña: Ada Valero, La vida cuando era frágil



Título: La vida cuando era frágil

Autora: Ada Valero

Editorial: Huso

ISBN: 9788412301601

Nº de Páginas: 208 págs.




Sinopsis:


Apenas cumplida la mayoría de edad, Fátima y Rocío se suicidan. Aparecen muertas en el coche del padre de Fátima, en el interior del garaje. Han elegido la muerte dulce de la intoxicación con monóxido de carbono. Amigas del alma y vecinas desde la infancia, han vivido mimetizadas, compartiendo experiencias, inquietudes, amores, hasta desembocar en el destino elegido e igualmente compartido.

Dos voces responden a los interrogantes que provocan estas muertes: mientras una voz juvenil en segunda persona va esbozando en sucesivos intermedios de la trama la experiencia y el ánimo que mueven a las chicas al suicidio, un narrador externo desarrolla la historia del hallazgo de los cuerpos, del cataclismo que desata en las familias, de la implicación de la realidad escolar en los sucesos y de la investigación policial. Con el encaje de ambas voces se compone el mapa completo de la tragedia desencadenante del suicidio de las jóvenes.

La vida cuando era frágil está narrada desde una mirada aguda, sensible e inteligente, donde la autora se hace a un lado y no pretende brillar. No intenta hacer uso y abuso del recurso. No se limita ni se excede. No elige hacer giros ni artilugios literarios demasiado estridentes, solo nos toma de la mano y nos acompaña a transitar por el dolor que las protagonistas no supieron —no ¿quisieron?— o no pudieron superar, con la particularidad de hacernos sentir —por momentos— víctimas y, al mismo tiempo, victimarios, y forzándonos a mirar y mirarlas de frente.

A mirarnos. A dejar de taparnos los ojos y desnudarnos frente al espejo de nuestros propios prejuicios para, entre otras cosas, saber cuál es el precio que —aún hoy y de la manera más brutal— muchas mujeres nos sentimos ¿obligadas? a pagar en nombre de nuestra tan vapuleada libertad.

En innumerables obras literarias existe un acercamiento al trauma desde la postura del personaje que lo sufre o de aquellos causantes del mismo, lo que es menos habitual es analizar el trauma desde el propio dolor, o ausencia del mismo, de todos aquellos implicados en él. Las malas decisiones, la doble moral, la excusa, la justificación, la culpabilidad... todos estos elementos son las bases sobre las que se constituye la obra de Ada Valero.


“Como las del cuerpo, también las heridas del alma emiten señales. Se necesitan observadores atentos para detectarlas; a los atareados se les escapan; a los ensimismados, a los inquietos, a los que se sienten oprimidos por la cruz de su cotidianeidad plana, a los distraídos, a los que se ausentan de la piedad, a los inclementes, a los felices recreados en su dicha no les llega el destello de las alarmas; no tienen espacio donde recoger la inquietud por las almas frágiles ni reconocen el afán de los que están a punto de despeñarse por el precipicio de las existencias rotas”.


La vida cuando era frágil es una obra donde el narrador se limita a presentar las realidad de sus personajes sin censurar sus impulsos y emociones. Cada uno de sus personajes es una pieza imprescindible para comprender toda la historia de Fátima y Rocío y también la propia sociedad en la que vivimos. Especialmente inteligente resulta la narración porque prescinde de un estilo complejo y sitúa al narrador como un elemento no notorio dentro del mundo que describe. A veces es muy difícil echarse a un lado y dar protagonismo y valor a todos los personajes sin despreciar a ninguno, pero Ada Valero lo consigue de una manera indiscutible en esta historia.


Como thriller es necesario señalar que la historia es fácil de predecir. Su corta extensión y su pequeña nomina de personajes limita bastante las posibilidades de sorprenderse con quien ha cometido cada acto. Sin embargo, considero que precisamente ahí considera el atractivo de la obra. Con el trauma como fondo, transitamos por las mentes de todos aquellos que tienen que ver con el mismo, libres de todo misterio para sumergirnos en las emociones de los personajes y reflexionar sobre sus actos. Además, el hecho de que conozcamos desde el primer momento el suicidio de ambas adolescentes permite saber que nos encontramos ante el resultado de un cúmulo de situaciones y no de un hecho aislado.


“La memoria se llena de episodios: los novillos descubiertos; las discusiones por el horario de regreso en fin de semana; los consejos, siempre inútiles, porque nadie escarmienta en cabeza ajena, los sobresaltos instalados en la conciencia desde que vinieron al mundo, frágiles y dependientes; pero también la indolencia imperdonable cuando las vieron ganar autonomía. [...] Dónde estaba el gesto que no atendieron: en qué momento pasaron por alto la soledad que las envolvía, cancelándoles el futuro”.


Me ha gustado bastante el tratamiento de la sexualidad en la obra, la presentación de la moral como un elemento difuso, los prejuicios y el desarrollo de los sucesos contados en pequeñas píldoras mediante flashbacks o conversaciones. Aunque debo señalar que la presencia policial en la obra creo que no acaba de tomar la importancia que en muchos momentos parece que se le quiere dar.


“Se sentían irresistiblemente adultas y se gustaban así, creyendo que proyectaban una imagen de autonomía y madurez, y que por eso atraían las miradas de hombres que les doblaban la edad. No sospechaban que era juventud lo que irradiaban; el atisbo de redondeces tersas, firmes, donde aún no hacía mella la gravedad; la ligereza, la risa fácil, un último resto de inocencia conjugada con la malicia de gozar el juego de la seducción”.


Sin embargo, en líneas generales tengo que reconocer he disfrutado muchísimo de esta obra de Ada Valero y os invito a leerla, disfrutarla y, sobre todo, a comentarla con cualquier lector. Sin duda, una gran lectura para este periodo estival.



Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

«pequena occidental,

confías na historia das palabras

porque nunca puideches confiar na dos homes»

    Alba Cid, Atlas (Galaxia, 2020). (Fragmento)

Premio Nacional de Poesía Xove Miguel Hernández 2020