Reseña: María González, El hambre


Título: El hambre

Autora: María González

Editorial: Maclein y Parker

Colección: Mirto (17)

ISBN: 9788412147124

Nº de Páginas: 84 págs.



Sinopsis:


Hambre es ansia, miedo, cuerpo, pelea. Los versos que teje la poeta con cuchillo y tenedor entrelazan dos bandos de un enfrentamiento que va desde la desazón más íntima, la que nace en las entrañas y depende de cómo nos nutrimos, al salto al vacío más grande, ese que hay que dar para crecer.

Justó cuando la OMS decretó la pandemia del coronavirus salieron muchos libros a la venta que quedaron recluidos durante mucho tiempo en cajas y almacenes. Uno de ellos es El hambre de María González, en el cual la poeta cordobesa reflexiona sobre el hambre fisiológica y el hambre emocional como resultado de una vorágine de problemáticas de gran intensidad y que confluyen en un poemario tan osado como bello.


María González nos habla del hambre en cualquiera de sus vertientes como un elemento destructivo, peligrosamente unificador en cualquier trastorno, y un peligroso constructo humano que ve su reflejo en la sociedad. Es precisamente por ello un libro muy valiente, en el que cada poema es una prueba de resistencia, un bello lamento y un posicionamiento valeroso y necesario ante las enfermedades y trastornos.



LA TIERRA PROMETIDA


Nombrar es reconocer que existe,

gracias y a pesar de mí.

Cuando tras mi frente genero una sílaba,

defino,

coloreo y cincelo,

tal como suena tras el abdomen.

Junto los labios para tallarlo, llenando la entrada.

Ahogar su grito, ese dolor tras las costillas.

Mencionar es la primera maniobra.

Para ello, cubriré todas las articulaciones.

Los otros asentirán abriendo las comisuras.

Flotará el polvo, semilla hundida.


Nuestro conflicto no posee milicia.

Es ello,

conquistando mi volumen,

llenando mi sistema nervioso hasta las yemas,

hasta la cicatriz en el ombligo,

hasta la ropa.

Es ello ocupando los tejidos grasos,

el cerebro, el útero.


Nombrar es reconocer que existe

mi cuerpo como Tierra Prometida,

lleno de ríos y alambre,

ceniza y leche.

El territorio se defiende a intervalos,

expulsando los cadáveres por las cloacas.

El único hogar que conocemos.

Sobrevivir depende de aniquilar al enemigo.



Precisamente es por ello que este no es un poemario sencillo y accesible. Es un conjunto de poemas verdaderamente vinculados a una realidad que hay que comprender para degustarlo. La autora nos da los elementos que necesitamos en cada poema, nuestro deber es ordenarlos y captar los aullidos de ese monstruo interior que también vive en todos nosotros. Para construir nuestro futuro necesitamos plantearnos nuestra relación con nuestro yo y sus circunstancias, comprender nuestras necesidades y analizar nuestros miedos; algo que la autora traslada a la lírica con composiciones realmente duras. Especialmente las que nos hablan de los monstruos interiores del yo poético.


Hablamos del futuro y de las manos pequeñas

- guardo la sospecha bajo del colchón-,

avisas del ataque, sonríes y me abrazas.

Tiemblo porque el ruido no te permita oír mi pánico,

si ese monstruo marchitará las sábanas.

Pienso en los hijos muertos del desagüe,

en los endometrios que desperdicio.

Sueñas ya, con canciones en el pecho.

El desvelo viene a verme y le acompaño a la cocina.

Me confieso en la puerta del congelador.

Hincho mi vientre en busca de la redondez inmediata.

La paz me susurra al saturarme.


Algunos poemas como Brote o Epidemia no son predicciones de una pandemia mundial, pero sí vaticinios poéticos de procesos autodestructivos que genera el apetito voraz de nuestra sociedad. La necesidad de tener un puerto al que acudir, el crecimiento, el miedo a lo desconocido, la ansiedad, el futuro truncado.. Todo ello simboliza en esta obra un combate cuerpo a cuerpo, una lucha encarnizada y sin cuartel. El hambre es, sin duda, un poemario violentamente bello.


Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Goodreads
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Versos do día

Suscríbete
Sígueme

«pequena occidental,

confías na historia das palabras

porque nunca puideches confiar na dos homes»

    Alba Cid, Atlas (Galaxia, 2020). (Fragmento)

Premio Nacional de Poesía Xove Miguel Hernández 2020

David González Domínguez

Contacto : palabradegatsby@gmail.com